fbpx

Cruceros por el Vístula

Históricamente, el Vístula fue la principal ruta de transporte de personas y mercancías, con barcos de madera que llevaban productos y arena a la otra orilla del río, y el grano hasta la ciudad costera de Gdansk. Hoy en día, el río ofrece paseos en barco, con bonitas vistas de la ciudad desde sus aguas. Estos cruceros fluviales veraniegos, que son una buenísima oportunidad para conocer antiguas tradiciones o simplemente relajarse, se realizan con las tradicionales embarcaciones de fondo plano, barcos históricos con capacidad para decenas de personas a bordo o cómodos catamaranes y góndolas. Si buscas emociones, alquila una lancha o un velero. También se pueden alquilar piraguas en puntos de alquiler móviles. Las embarcaciones están disponibles en varios puntos principalmente a la orilla izquierda del Vístula. En la mayoría de los casos, la reserva y el pago pueden hacerse por Internet.

En un pequeño y acogedor catamarán, góndola o barco de paseo

Rejsy 'Po Wiśle', fot. Po Wiśle Sp. z o.o.

Todos los días, desde la barcaza flotante “Kurier” (El Chapo) amarrada a la explanada Bulwar Karskiego, a los pies de la Ciudad Vieja y del Castillo Real, podrás hacer un recorrido fluvial a bordo de uno de los acogedores barcos turísticos de la empresa “Po Wiśle”. Consulta los horarios de los cruceros en la página web. Durante el itinerario, de una hora de duración, verás el panorama de la Ciudad Vieja y la Nueva, del Centro de Ciencias Copérnico, la entrada al puerto Port Czerniakowski y la singular estación hidráulica Gruba Kaśka. Al mismo tiempo, podrás disfrutar del sol, de un té, de un café o de jugosas manzanas polacas, todo ello incluido en el precio. Los cruceros nocturnos son todo un privilegio: el recorrido permite admirar la puesta de sol, los puentes iluminados de colores y el famoso estadio PGE Narodowy. Tal vez sea un buen comienzo de tu fiesta nocturna.

Miami Wars, iBarka, fot. Łukasz Kopeć

Los domingos en verano, los itinerarios los realiza también la singular barcaza iBarka, barco acristalado con dos cubiertas y una soleada terraza, que incluso ha acogido conciertos en directo. A su vez, un catamarán, con capacidad para varias personas, te esperará en el puerto Port Czerniakowski, en el amarradero de Cypel Czerniakowski o en el puerto deportivo Nowa Fala (junto al Centro de Ciencias Copérnico).

Rejsy 'Aquatica', fot. Łukasz Kopeć

Desde un puerto deportivo situado a la orilla derecha del Vístula, cerca del puente Most Śląsko-Dąbrowski, puedes realizar un romántico crucero en una cómoda góndola de la flota Aquatica. Toma asiento en un cómodo sofá y observa desde esta privilegiada perspectiva a través de unos ligeros visillos, las explanadas del Vístula, el casco antiguo de Varsovia o el impresionante Centro de Ciencias Copérnico. Si deseas comer o beber a bordo, indícalo al reservar el barco.

Loewentin, fot. Łukasz Kopeć

Si quieres vivir la historia, haz un viaje en una hermosa réplica del buque más antiguo de la flota fluvial de esta parte del país: el decimonónico vapor Loewentin de 1892. Las cuatro cubiertas tienen una capacidad para 80 personas. Durante la hora y media que dura el viaje, conocerás información interesante sobre Varsovia, podrás pedir una cerveza o unas raciones de barbacoa. En condiciones aún más confortables, cenarás en uno de los dos exclusivos camarotes con acabados en madera natural. El barco ofrece su servcio los fines de semana. El crucero comienza y termina en ”Barka Warszawska”, situada en la explanada Bulwar Karskiego, a los pies del Castillo Real. El itinerario es variable y siempre depende de la decisión del capitán (normalmente la ruta se realiza entre los puentes Most Gdański y Most Łazienkowski).

Estos y otros barcos pueden reservarse para grupos, con cena a bordo. Eres tú el que determina el punto de salida y de llegada y la ruta de este crucero.

WIR, fot. Łukasz Kopeć

Una opción distinta tiene reservada Varsovia para quienes quieran ser capitanes, pero no tienen aún licencia/los permisos. Si te quieres estrenar llevando un barco, prueba alquilando el catamarán RT5, con capacidad para 10 personas, o el Patostatek GAMMA, un barco para cinco personas. Ambos están amarrados a la barcaza del WIR, en Bulwar Pattona. Las dos embarcaciones tienen mesas, por lo que basta con traer provisiones para hacer un picnic en medio del río. Para no encallar, un localizador te ayudará a evitar los bancos de arena. El barco va equipado con dos depósitos de combustible, un remo, un bichero y un ancla, por si acaso. Ven 10 minutos antes para hacer una pequeña formación en el manejo de la embarcación y del localizador, así como sobre las reglas del recorrido. ¡Y a zarpar!

Por el Vístula en un barco tradicional

Taxi Wisła, fot. Łukasz Kopeć

El servicio de Taxi Wisła te llevará de crucero por el río desde casi cualquier punto del tramo del Vístula que discurre por Varsovia. Llama para reservar la hora que te interese y así conocer de primera mano las embarcaciones que en el pasado servían para transportar personas, mercancías, animales o arena al otro lado del río. En una barcaza de 12 metros de eslora, cuyo nombre, ”Olęder”, alude a los colonos medievales originarios de los Países Bajos, encontrarás un toldo para protegerte del sol y de la lluvia y una gran cubierta abierta donde podrás dedicarte al “dolce far niente”. También puedes decidir en qué parada bajarte. Si te da por llegar al otro lado del río, es una opción perfectamente posible. Para los más madrugadores, existe incluso la posibilidad de navegar río arriba para tomar un desayuno (propio) al amanecer.

Miami Wars, fot. Łukasz Kopeć

En un paseo fluvial de una hora y media te llevará el tradicional velero de fondo plano, en cuyo diseño se recuperan las embarcaciones tradicionales que navegaban por el Vístula. El barco zarpa del puerto deportivo Nowa Fala o de Cypel Czerniakowski. El barco, de una anchura de 3 metros, permite poner mesas, por lo que al hacer la reserva informa al operador si quieres pedir un brunch o una cena a bordo. Durante los itinerarios nocturnos, (río arriba) te esperará una botella de Proseco y unas vistas inolvidables del skyline de Varsvovia, con el sol poniente de fondo.

Rejsy po Wiśle 'Basonia', fot. Łukasz Kopeć

Otra opción que ofrece el Vístula es la de realizar un recorrido, de una hora, en otro barco tradicional que parte desde un atracadero situado cerca de la estatua de la Sirena y la estación de metro Centrum Nauki Kopernik. El “Galar” es una embarcación de madera, inspirada en los barcos decimonónicos similares, con una cubierta dividida en dos partes – una abierta y la otra cerrada – y que, gracias a su fondo plano, puede navegar en aguas bajas y llegar directamente a las playas. Por el camino, verás la Ciudad Vieja, harás un alto en un islote fluvial y, si hace buen tiempo, podrás incluso dar una vuelta a vela izada, esuchando historias y anécdotas sobre el río. En el precio está incluida una botella de agua.

En una lancha y con adrenalina a tope

Motołódki, fot. Łukasz Kopeć

¿A que no sabes que con tan solo el DNI o el pasaporte podrás alquilar una lancha? Esta embarcación de polietileno, con un motor de 13 CV, se diseñó para el recreo y el salvamento. Si va a ser este tu estreno, familiarízate con las reglas de circulación fluvial para saber quién debe ceder el paso, qué hacer si encallas y en qué posición colocar la palanca de bloqueo del motor al cambiar de marcha. Si quieres ir a toda velocidad, no lleves a más de tres pasajeros. Cuando reserves la lancha por horas, ten en cuenta que irás 3 veces más rápido río abajo que río arriba. Puedes recoger la lancha cerca del embarcadero del transbordador Słonka en Bulwar Flotylli Wiślanej, en el km 511.

Miami Wars, fot. Łukasz Kopeć

Un paseo en lancha también puede solicitarse para grupos, acercándote al puerto deportivo Nowa Fala en Bulwar Pattona (cerca del Centro de Ciencias Copérnico) o a Cypel Czerniakowski, cerca del bar Miami Wars. Aparte del patrón, contratado por la empresa organizadora, en el barco pueden ir como máximo 9 personas más. El viaje dura entre 1 o 2 horas. Durante los itinerarios nocturnos, con una copa de vino en la mano, podrás disfrutar de una vista inolvidable del skyline de Varsovia y la puesta de sol. Pero también hay otras opciones: puedes reservar un viaje río arriba de una hora y media, con un brunch o una cena a bordo, llegando si lo pides expresamente incluso al embalse de Zalew Zegrzyński.

WIR, fot. Łukasz Kopeć

JET GO es una experiencia genuina neozelandesa. Fue allí donde se diseñó el primer barco con propulsión a chorro. Hoy esta lancha superrápida de fondo plano, con capacidad para 11 personas y 380 caballos de potencia, te llevará a un recorrido de 15 minutos con sensaciones similares a las de una montaña rusa. La lancha corre a una velocidad de hasta 80 km/h haciendo giros dinámicos, por lo que llevar una toalla es altamente recomendable. La aventura empieza en el embarcadero WIR situado cerca del puente Most Poniatowskiego, con un mínimo de 3 pasajeros. A su vez, desde el puerto SUM de la calle Wał Miedzeszyński 297, podrás viajar río arriba en AIRBOAT, una aerolancha de hélice de aviación para 12 personas, una de las embarcaciones más rápidas del Vístula. Durante un viaje de 20 minutos la sensación es más de estar volando que de navegar.
La aerolancha puede además alquilarse con el patrón para uso exclusivo, debiendo realizarse la reserva con 2 días de antelación.

Para los más activos

 

“Omega” es una pequeña embarcación a vela construida en Varsovia en 1942, en plena época de la ocupación nazi. Utilizado para el entrenamiento en navegación de los soldados del Ejército Nacional, durante el Levantamiento de Varsovia este velero se utilizó para transportar mercancías y soldados a través del río Vístula. Después de la guerra, se siguió utilizando con fines de entrenamiento o para realizar itinerarios de varios días de duración. Hoy sigue siendo una embarcación de regata muy popular.
El velero puede alquilarse para uso exclusivo con el patrón. Los “Omega” te esperan en el puerto de las explanadas Bulwary Wislane, cerca de la estatua de la Sirena.

Kajakiem po Wiśle, fot. m.st. Warszawa

Ser mayor mayor de edad o tener una autorización de tu tutor legal es lo único que necesitas para alquilar una canoa. En ella, llegarás a lugares inaccesibles para otros, visitarás canales, el puerto con sus antiguas instalaciones, llegarás a islas y recovecos del río a la orilla derecha del Vístula. Elige la ruta que te interese: desde un itinerario de entre 1,5 a 2 horas para los princpiantes o padres con niños, hasta una jornada completa para palistas experimentados que busquen retos. Solo tienes que recoger tu canoa –de una o dos personas- y, ¡adelante!
Si te gustan las bellas vistas panorámicas, dirígete río abajo. A las afueras de la ciudad, el río bordea el Parque Nacional de Kampinos y continúa a través de muchas reservas naturales más pequeñas. Los numerosos islotes que encontrarás por el camino son un auténtico paraíso para las aves, que anidan aquí o un refugio seguro al migrar. También puedes navegar hacia el sur, a contracorriente. Las aguas claras y el amplio cauce del río cerca de Otwock atraen a muchos aficionados a la acampada. Una cuenca fluvial cercana a Varsovia que tiene un interés especial es la del río Świder, con su fuerte corriente, numerosos meandros estrechos y ramas de árboles caídas.
Para estas y otras muchas rutas puedes alquilar canoas en: kajakwstolicy.pl y nakajak.com.

De paseo a Serock en un barco fluvial de Warszawskie Linie Turystyczne

Statek do Serocka, fot. ZTM

Si te gusta viajar con tiempo y sin prisas, te recomendamos un paseo en barco hacia la localidad de Serock en el barco «Zefir», que cubre este trayecto los fines de semana. La embarcación puede llevar a bordo a más de 100 pasajeros, garantizando un asiento bajo techo y con acceso a una mesa a cada uno de los viajeros. El barco cuenta con un bar en el que se sirven comidas y bebidas. Durante el crucero, disfrutarás del entorno natural, verás también las ruinas de un antiguo puente de 1897 volado por las tropas rusas durante su retirada en 1915, y nada más llegar a Serock tendrás la impresión de haber llegado a la famosa zona de lagos de Masuria. El pintoresco embalse Zalew Zegrzyński, a cuyas orillas está la localidad de Serock, en temporada alta se convierte en un paraíso para los amantes de las lanchas a motor, veleros y canoas. Al llegar a Serock, el barco hace un alto de dos horas, para que los viajeros puedan tomar el sol en una playa local, dar un paseo por la orilla o explorar la encantadora ciudad, que desprende tranquilidad incluso en pleno verano. El barco sale del puerto de Żerań, situado en la desembocadura del canal Kanał Żerański, a las 9:00 horas y regresa a las 18:00 horas.

Ver más:
Panorama Warszawy, fot. Zbigniew Panów, pzstudio.pl
Bulwary wiślane, fot. m.st. Warszawa
Pomnik syrenki warszawskiej, fot. Warszawska Organizacja Turystyczna
Bulwary Wiślane, fot. m.st. Warszawa